Decesos, que creció casi un 5% en el primer trimestre, cuenta con más de 22 millones de pólizas

El de Decesos es uno de los seguros más peculiares y que tiene además una gran tradición en España, al que no parecen afectarle ni las crisis ni las subidas de impuestos. En septiembre de 2012 aguantó, casi sin  pestañear y con una mínima repercusión en sus asegurados, una subida de 13 puntos en el IVA de los servicios funerarios, que pasaron del 8% al 21%. En 2013 fue de los pocos ramos No Vida que logró incrementar sus primas, concretamente un 3,71%, según datos de ICEA y superó los 1.960 millones de euros. Esa cifra le coloca como el cuarto entre los ramos No Vida, tan solo por detrás de Automóviles, Salud y Multirriesgos. En los tres primeros meses de este año el volumen de primas del seguro de Decesos creció un 4,79%%.

La peculiaridad del ramo de Decesos, que cuenta actualmente con más de 22 millones de asegurados, es que se encuentra a caballo entre los seguros de Vida y de Prestación de Servicios. Y es que  “el seguro de Decesos sigue creciendo y dando resultados positivos a pesar de las crisis y la coyuntura actual y que las entidades que operan en este ramo son de las más capitalizadas”, según señaló José Luis Maestro Martínez, Licenciado en Derecho e Inspector de Financias del Estado en excedencia, en la presentación del libro “El Seguro de Decesos en la normativa aseguradora. Su encaje en Solvencia II“, del que es autor y que ha editado Fundación Mapfre para su colección “Cuadernos de la Fundación”.

En la presentación de la obra, en la que además del autor participaron Gemma Pozuelo, Directora Técnica de Personas de Mapfre España; Raúl Casado, Subdirector de Ordenación de Mercado de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones; y Mercedes Sanz, Directora del Área de Seguro y Previsión Social de Fundación Mapfre. José Luis Maestro señaló que las pólizas de este ramo precisamente por estar entre los seguros de Vida y los de Prestación de Servicios “han vivido en una especie de limbo jurídico porque la Ley de Contrato de Seguro nunca se ha ocupado de ellas, un dato curioso teniendo en cuenta que dicho marco regula otros tipos de contratos con menor implantación social”.

Ese estar y no estar entre dos ramos generó bastantes dudas a la hora de desarrollar la futura legislación europea de seguros, Solvencia II, que entrará en vigor definitivamente el 1 de enero de 2016. José Luis Maestro resalta que “incluso el propio organismo supervisor ha mostrado dudas, que ya han despejado, en cuanto a si procedía o no acometer su regulación en el nuevo entorno normativo de Solvencia II, aludiendo a que se trata de un seguro no regulado en la normativa comunitaria y que constituye una peculiaridad del mercado español”.

La obra analiza desde un punto de vista técnico y jurídico las pólizas del ramo de  Decesos que de forma masiva se comercializan en el mercado español. Según este informe, constituyen un segmento muy significativo del negocio asegurador que solo puede compararse en número de asegurados al ramo del Automóvil y que supera a otros tan importantes como son los de Enfermedad o Multirriesgo en sus diversas modalidades.

Otra de las características del libro es que aclara que las múltiples diferencias que existen entre el seguro de Vida y el seguro de Decesos hacen aconsejable un tratamiento propio y diferenciado en la Ley de Contrato de Seguro y desarrolla diversas propuestas para que la regulación de este tipo de productos resulte adecuada al contexto normativo en el que se desenvuelve Solvencia II, especialmente en un ámbito tan crucial como es el de la constitución de provisiones técnicas y la exigencia de un capital de solvencia obligatorio.

 

Fuente: Jorge Holgado.– Capitalmadrid.com