Figueras (Castropol), T. CASCUDO Figueras contará con uno de los primeros columbarios de la comarca occidental. La iniciativa corre a cargo de la Asociación Parroquial Vía al Pa de la localidad castropolense y persigue habilitar una capilla en desuso del cementerio local como espacio para dar cobijo a las urnas con cenizas. “Los tiempos cambian y hay que ir por delante”, precisa José Vijande, secretario de este colectivo. Los trabajos se enmarcan en la tercera obra de ampliación del cementerio y el objetivo es que el columbario esté listo el próximo verano.

El cementerio parroquial de Figueras se construyó en el año 1889, con la singularidad de tener tres partes totalmente diferenciadas: un cementerio civil (que en 1996 se incorporó al eclesiástico), uno católico y otro para niños. La primera ampliación se acometió en 1986 y consistió en la construcción de 96 panteones, la segunda se ejecutó en 1996 y permitió añadir 17 panteones y ahora se está desarrollando la tercera ampliación, que incluye un total de 21 panteones.

La asociación parroquial castropolense ultima los trámites para convertir en columbario una vieja capilla del cementerio de la localidad.

Además, esta obra supone la ruptura de la simetría del cementerio, pues se construye fuera de los actuales muros del equipamiento. Vijande explica que la ampliación es posible gracias al Ayuntamiento, que ha establecido acuerdos con diferentes propietarios para disponer de más terreno en las inmediaciones. Estos 21 nuevos panteones, que estarán ultimados en diciembre, cubren las necesidades actuales, pues la asociación cuenta con 19 peticiones para la compra de panteones.

Pero, sin duda, la obra más singular de este proyecto es la construcción del columbario. Se habilitará en la antigua capilla ubicada justo a la entrada del cementerio y reconvertida ahora en almacén. En su interior se habilitarán panteones, con la misma configuración que los convencionales pero más pequeños. Resultarán un total de 30 bocas en los que las familias podrán dar cobijo a las cenizas. La capilla se completará con una imagen central dedicada a San Esteban. Las obras comenzarán a principios de año y lo que aún no ha decidido la asociación es el sistema de gestión del columbario, es decir, si se venderán o se alquilarán los espacios disponibles.

La asociación parroquial Via al Pa se conformó en el año 2007 y está presidida por el párroco castropolense Juan Ignacio García. Su función consiste en velar por las propiedades de la Iglesia en la parroquia y colaborar con el sacerdote. Entre otros asuntos se ocupa del mantenimiento y limpieza del cementerio, para lo que cobra una cuota anual de 12 euros a los 211 propietarios. Además, también están desarrollando una labor de identificación de propietarios de las zonas más antiguas del propietario y que presentan peor estado de conservación, para instar a su reparación. Otro de sus planes es iniciar el drenaje del campo para evitar que se inunde con las lluvias.

De manera paralela este año el colectivo promovió la reparación de la capilla de las Ánimas o Gondana, en alusión al nombre de la familia que la financió. Diferentes colectivos y vecinos establecieron donativos que han permitido la rehabilitación de esta pequeña capilla de más de 150 años, que se ubica en el camino de acceso al cementerio.

(Fuente: http://www.lne.es)